Parque Arqueológico de Belmaco

En 1752, el gobernador militar de la Isla, Domingo van de Walle de Cervellón, descubre aquí y por casualidad, los primeros petroglifos hallados en Canarias.

El conjunto está formado por 10 cuevas naturales de habitación y una estación de grabados rupestres, que desde 1984 es considerado Monumento Histórico-Artístico.

Las salas de exposición e interpretación cuentan con maquetas, documentos fotográficos, elementos multimedia y reproducciones arqueológicas que complementan el recorrido por la cueva y su entorno, apoyados en paneles informativos, no sólo de los grabados, sino también de las especies vegetales y animales de la zona.

El Parque Arqueológico cuenta también con una tienda con productos artesanos palmeros.